Latest on twitter:

Comments (View)
blog comments powered by Disqus
DEDICATORIA Y AGRADECIMIENTOS
La tesis ya lista, sólo faltan algunos detalles menores por eso quiero compartir con ustedes esto (y esta es la manera más fácil), porque muchos de ustedes están aquí, decir gracias no es suficiente pero igual lo hago. Hubiese querido agradecer hasta al gato que me acarició la pierna alguna vez, pero el espacio era limitado. Esta es la dedicatoria y los agradecimientos que iniciarán mi trabajo de grado. ¡GRACIAS!
Dedico a lo abstracto…
     A las interminables horas de risas en los salones de la EIM; a los que se rieron conmigo, y de mi; a la habilidad del señor Periódicos, para mantener todos mis bombillos encendidos cuando yo ya no creía en la electricidad; a todas las canciones que sonaban de fondo cada vez que “la palabra justa” aparecía en mi cabeza; a las miradas perdidas en las cabinas de interpretación; a los abrazos robados cuando las cosas no salían tan verde; a todas y cada una de las palabras aprendidas en esta caminata al saber; a las palmadas en la espalda cuando el orgullo agrandaba corazones; a la UCV, que desde hace 6 años me tomo como suyo y –afortunadamente– nunca me dejará ir.
Agradezco a lo tangible…
     Personas a las que agradecer hay tantas que podría escribir otro trabajo de grado con sólo los nombres, pero es importantísimo darle crédito a quien de verdad se lo merece:
Ladies first…
     A las mujeres de mi vida, por haber hecho de mi alguien tan fuerte como el acero y tan frágil como el pergamino: Christine Pierat, mi pasadizo secreto a la felicidad, mi almohada de plumas al caer al suelo, la madre que siempre quise tener y que tuve, esto es tanto tuyo como mío, ton Wa l’a fait, pour toi et avec toi. Maribel Hernández, aprendí tanto de ti que hoy soy tu más fiel admirador, hiciste siempre más de lo que debías, mamá de campeonato. Isabel de Hernández, no tan en el fondo soy tan parecido a ti que me doy miedo, tu amor me construyó, el mío me trajo hasta aquí. Nurys Hernández, no haber estado ahí tanto como yo hubiese querido fue la fuerza del engranaje. Renatta Regnault, con dos T, de Temple, estos seis años no habrían sido tan divertidos si no te hubiese tenido bajo la manga, te robaste toda la “magnificencia” cuando naciste, gracias por compartir un poquito conmigo [cara de TDC]. Lauralee Journaux, a nosotros nos une algo más que la sangre, a veces quisiera tener la fuerza que tienes, petite peste. 
     Karen Hoogesteyn, Mariana Campora y Rominia Araujo, las gracias a ustedes hay que mandarlas a poner en el Ávila, que todos las vean. Karla Hernández, Merly Blanco y Yuleina Carmona, cualquier cosa que diga se quedará pequeña, ustedes eran la luz al final del túnel. Giusy Guzmán, tu verdor hizo que el mío fuese muchísimo más bonito, te amo verde. Andreína Alessio y Josmar Linares, a una por ser mi nueva madre y así curar mis heridas con una sonrisa en la cara, a la otra por ser mi nueva hija y enseñarme tanto como se es posible, muchísimas sonrisas en mi cara serán siempre tuyas. Nana Cadavieco, tú entraste a este cerebro y sin saberlo me diste lo que necesitaba para ser feliz, tus palabras me hacen grande, tu música me cura, tú me haces bien. Belén Fagundez, la luna de Bruselas nos unió y lo que Bruselas una, que nadie separe. Altair Castro y tal y qué sé yo, somebody find us somebody to love. Patricia Escalona, toda mi cordura tiene tu sello impreso. Y al resto de súpermujeres que sin darse cuenta me marcaron cada uno de los días de estos 6 años, ustedes fueron la mejor fuente de sabiduría que pude haber tenido: Marianne Marrero, María Alejandra Romero, Irma Brito, Claudia Acevedo, Silvia Clemente, Milagros Villamizar. Un gracias no es suficiente, y creo que miles tampoco. 
 
Here come the men…
     De los hombres aprendí el coraje de no desisitir ni cuando se va el Internet. Para estos héroes que me halaron las orejas no hay pedestal lo suficientemente alto; la valentía que tengo hoy en día tiene el nombre de todos ustedes: Padre Journaux, de los hombres el que más me enseñó, del que más aprendí, quien me recordaba que debía ser como Tintín, valiente, ¡lo logré!, por ti, todo lo que soy y lo que seré es tu íntegra obra, nunca dejaste de estar conmigo, sans toi je n’aurais pas pu, merci papa, merci pour être là. Omar Pizzani, tu amor fue la gasolina de estos 6 años, gracias por llegar y hacer de mi un hombre mejor. J-Pierre Grandfils, la distancia no pudo más que nosotros, los papás siempre están. Mauricio Salazar, aún antes de conocerte ya aprendía de ti, me hiciste crecer Petete, mucho. José Gregorio Rodriguez, mi 3er. padre, mi 3er. ojo, por el jengibre pre-“interpretatorio” y las pastillitas de realidad.
     Y a todo el club de fuerza que en seis años supo quererme hasta en la víspera de un parcial: Daniel “Hermanito” Batatito, pronto te veo, bajo las nubes de Calder, Luis Hermógenes, aprender contigo es divertidísimo, Edgar López, así sí es, mi psicólogo de bolsillo y mi ángel de la guarda. Hector Yusti, merci pour habiter dans la folie. Jim Oropeza, Alexander Rodrigues y Dougerma Ramírez, la mejor compañía para las noches en vela, vivir con ustedes es definitivamente parte de esta tesis, anda que son lo máximo. José Arato From Canada with love, sin ti me habría tardado un año más, gracias por llegar y arreglar mi vida. Alex Delgado, tu madre lo logró, las gracias son pa’ ti. Nicolás Díaz, esas cachetadas tuvieron fruto, ¿viste?. Carlos Faigl, nuestras carcajadas nadie podrá superarlas, gracias por ser. Darnel Pereira, el único gato que nunca me dio alergia. Al Team Ayaya, porque si uno no se ríe, no aprende, ¡AJÁ!. 
     Y muchos nombres más, conocimiento personificado, experiencias comprimidas en muchas líneas de este trabajo de grado, a Ellas y a Ellos, todo el crédito, o al menos la mitad.

DEDICATORIA Y AGRADECIMIENTOS

La tesis ya lista, sólo faltan algunos detalles menores por eso quiero compartir con ustedes esto (y esta es la manera más fácil), porque muchos de ustedes están aquí, decir gracias no es suficiente pero igual lo hago. Hubiese querido agradecer hasta al gato que me acarició la pierna alguna vez, pero el espacio era limitado. Esta es la dedicatoria y los agradecimientos que iniciarán mi trabajo de grado. ¡GRACIAS!

Dedico a lo abstracto…

     A las interminables horas de risas en los salones de la EIM; a los que se rieron conmigo, y de mi; a la habilidad del señor Periódicos, para mantener todos mis bombillos encendidos cuando yo ya no creía en la electricidad; a todas las canciones que sonaban de fondo cada vez que “la palabra justa” aparecía en mi cabeza; a las miradas perdidas en las cabinas de interpretación; a los abrazos robados cuando las cosas no salían tan verde; a todas y cada una de las palabras aprendidas en esta caminata al saber; a las palmadas en la espalda cuando el orgullo agrandaba corazones; a la UCV, que desde hace 6 años me tomo como suyo y –afortunadamente– nunca me dejará ir.

Agradezco a lo tangible…

     Personas a las que agradecer hay tantas que podría escribir otro trabajo de grado con sólo los nombres, pero es importantísimo darle crédito a quien de verdad se lo merece:

Ladies first…

     A las mujeres de mi vida, por haber hecho de mi alguien tan fuerte como el acero y tan frágil como el pergamino: Christine Pierat, mi pasadizo secreto a la felicidad, mi almohada de plumas al caer al suelo, la madre que siempre quise tener y que tuve, esto es tanto tuyo como mío, ton Wa l’a fait, pour toi et avec toi. Maribel Hernández, aprendí tanto de ti que hoy soy tu más fiel admirador, hiciste siempre más de lo que debías, mamá de campeonato. Isabel de Hernández, no tan en el fondo soy tan parecido a ti que me doy miedo, tu amor me construyó, el mío me trajo hasta aquí. Nurys Hernández, no haber estado ahí tanto como yo hubiese querido fue la fuerza del engranaje. Renatta Regnault, con dos T, de Temple, estos seis años no habrían sido tan divertidos si no te hubiese tenido bajo la manga, te robaste toda la “magnificencia” cuando naciste, gracias por compartir un poquito conmigo [cara de TDC]. Lauralee Journaux, a nosotros nos une algo más que la sangre, a veces quisiera tener la fuerza que tienes, petite peste.

     Karen Hoogesteyn, Mariana Campora y Rominia Araujo, las gracias a ustedes hay que mandarlas a poner en el Ávila, que todos las vean. Karla Hernández, Merly Blanco y Yuleina Carmona, cualquier cosa que diga se quedará pequeña, ustedes eran la luz al final del túnel. Giusy Guzmán, tu verdor hizo que el mío fuese muchísimo más bonito, te amo verde. Andreína Alessio y Josmar Linares, a una por ser mi nueva madre y así curar mis heridas con una sonrisa en la cara, a la otra por ser mi nueva hija y enseñarme tanto como se es posible, muchísimas sonrisas en mi cara serán siempre tuyas. Nana Cadavieco, tú entraste a este cerebro y sin saberlo me diste lo que necesitaba para ser feliz, tus palabras me hacen grande, tu música me cura, tú me haces bien. Belén Fagundez, la luna de Bruselas nos unió y lo que Bruselas una, que nadie separe. Altair Castro y tal y qué sé yo, somebody find us somebody to love. Patricia Escalona, toda mi cordura tiene tu sello impreso. Y al resto de súpermujeres que sin darse cuenta me marcaron cada uno de los días de estos 6 años, ustedes fueron la mejor fuente de sabiduría que pude haber tenido: Marianne Marrero, María Alejandra Romero, Irma Brito, Claudia Acevedo, Silvia Clemente, Milagros Villamizar. Un gracias no es suficiente, y creo que miles tampoco.

 

Here come the men…

     De los hombres aprendí el coraje de no desisitir ni cuando se va el Internet. Para estos héroes que me halaron las orejas no hay pedestal lo suficientemente alto; la valentía que tengo hoy en día tiene el nombre de todos ustedes: Padre Journaux, de los hombres el que más me enseñó, del que más aprendí, quien me recordaba que debía ser como Tintín, valiente, ¡lo logré!, por ti, todo lo que soy y lo que seré es tu íntegra obra, nunca dejaste de estar conmigo, sans toi je n’aurais pas pu, merci papa, merci pour être là. Omar Pizzani, tu amor fue la gasolina de estos 6 años, gracias por llegar y hacer de mi un hombre mejor. J-Pierre Grandfils, la distancia no pudo más que nosotros, los papás siempre están. Mauricio Salazar, aún antes de conocerte ya aprendía de ti, me hiciste crecer Petete, mucho. José Gregorio Rodriguez, mi 3er. padre, mi 3er. ojo, por el jengibre pre-“interpretatorio” y las pastillitas de realidad.

     Y a todo el club de fuerza que en seis años supo quererme hasta en la víspera de un parcial: Daniel “Hermanito” Batatito, pronto te veo, bajo las nubes de Calder, Luis Hermógenes, aprender contigo es divertidísimo, Edgar López, así sí es, mi psicólogo de bolsillo y mi ángel de la guarda. Hector Yusti, merci pour habiter dans la folie. Jim Oropeza, Alexander Rodrigues y Dougerma Ramírez, la mejor compañía para las noches en vela, vivir con ustedes es definitivamente parte de esta tesis, anda que son lo máximo. José Arato From Canada with love, sin ti me habría tardado un año más, gracias por llegar y arreglar mi vida. Alex Delgado, tu madre lo logró, las gracias son pa’ ti. Nicolás Díaz, esas cachetadas tuvieron fruto, ¿viste?. Carlos Faigl, nuestras carcajadas nadie podrá superarlas, gracias por ser. Darnel Pereira, el único gato que nunca me dio alergia. Al Team Ayaya, porque si uno no se ríe, no aprende, ¡AJÁ!.

     Y muchos nombres más, conocimiento personificado, experiencias comprimidas en muchas líneas de este trabajo de grado, a Ellas y a Ellos, todo el crédito, o al menos la mitad.

  1. alex7210 reblogged this from broleo and added:
    Awwwwh! :D
  2. broleo posted this